viernes, 30 de diciembre de 2016

Odio público

Desde hace unos días las pintadas habituales a favor de los presos de ETA en distintos barrios de Pamplona han sido sustituidas por mensajes que de forma directa  exaltan la violencia del grupo terrorista. Estos mensajes consisten en anagramas de ETA, hachas y serpientes, y goras a la banda. 

Se da la circunstancia de que una de las pintadas se encuentra en la calle Santesteban de la Chantrea debajo de la casa de Joxe Martín Abaurrea San Juan, concejal en el Ayuntamiento de Pamplona. No se trata de un graffiti inofensivo, sino de una exaltación del aparato militar de ETA. Los carlistas de Navarra pedimos la dimisión de Joxe Abaurrea, pues consideramos que si no es capaz de mantener limpio su propio barrio tampoco está capacitado para servir a sus vecinos desde la concejalía de Ciudad Habitable y Vivienda.


Los Carlistas de Navarra denunciamos también que, en paralelo a la propaganda de odio, el Ayuntamiento de Pamplona colabora en la organización de eventos culturales que incitan al odio ideológico en nuestros barrios. Es el caso del concierto del 29 de diciembre organizado en la plaza Ezkaba de la Chantrea. En el cartel figuran la banda anarquista Emaiok, y la banda Desperdizio, que participó en la campaña #AltsasukoakAske a favor de los detenidos por agredir a dos guardiasciviles, y sus parejas, en la localidad navarra de Alsasua.

Mientras pequeños grupos vinculados a ideologías siembran el odio en los barrios de Pamplona, los vecinos de la ciudad celebran la Navidad. Los carlistas deseamos que la inocencia del Niño que nace en Belén vuelva a reinar en los barrios de Pamplona y nuestras calles dejen de ser frentes de batalla.

jueves, 22 de diciembre de 2016

La guardia de Navidad

Incluso los carlistas celebramos la Navidad. Ninguno de nosotros alberga dudas acerca de la trascendencia de este momento, uno de los más grandes de la historia de los hombres. Este veinticinco de diciembre, en nuestras casas, volveremos a sentirnos pequeños con ese Niño que nace en el pueblico de Belén, en los confines del Imperio. Nos emocionaremos cuando extienda su primera manecita hacia el cielo. Quizá sintamos una ternura muy parecida a la de sus santos padres. Entonces todo será posible.

Los carlistas de Navarra celebramos estas fiestas con la certeza de que el Amor vuelve a vencer, aunque parezca débil, y sea pequeño, y nazca en el establo más humilde que quepa imaginar. Pero, como los pastores que lo dejaron todo para rendir tributo al Rey del Universo, los carlistas permanecemos en vela. Somos conscientes de las dificultades en que viven nuestros vecinos y amigos. El invierno se prevé otra vez largo en lo político y lo económico. Más allá de las estadísticas y del PIB, nuestra gente sufre la ventisca.

Puede que nosotros también hayamos pasado frío. Pero no es excusa. Por eso aprovechamos este momento para pedir perdón por todos los errores cometidos. A pesar del esfuerzo de nuestros militantes, a nuestro movimiento le queda un largo camino para constituir una alternativa seria. Quizá hemos pensado demasiado en nosotros mismos. En lugar de disolvernos en el servicio, nos hemos obcecado en nuestra propia tragedia y sufrimos el cautiverio de nuestras entelequias intelectuales. Tan sólo la inocencia del Niño de Belén puede salvarnos.

Vaya desde aquí nuestro respeto a la guardia de la Navidad. A pesar del invierno atroz, hay amor en todos los frentes: los sacerdotes cansados, los padres y madres de familia, los currantes de todos los oficios, los paisanos que trabajan en tierra extranjera, los jóvenes que estudian en las universidades y colegios de España. Cuánta gente generosa que ignora que con su ejemplo mantiene en pie a otras personas.

Los responsables de esta página damos también las gracias a quienes nos inspiran, a esa modesta y animosa guardia que capitanea Lázaro desde la sede del Partido Carlista de Navarra; los muchachos del radical-carlismo de Villava, Burlada, Mendillorri y Chantrea; los jóvenes de los viernes en Cizur, los tradicionalistas leales que han defendido el Monumento de Navarra a sus Muertos; los carlistas de la pancarta de cada día 25 frente al Parlamento … y tantos otros que, con toda la buena voluntad del mundo, militan por Dios, por la Patria y por el Rey.

Desde cada calle, con la voz entrecortada por el frío: ¡Feliz Navidad!

domingo, 18 de diciembre de 2016

La historia como fue

De vez en cuando nos llegan buenos artículos y entrevistas de medios digitales. Nuestro correo es carlistasdenavarra@gmail.com Esta semana destacamos la entrevista de Carlos Fonseca, del digital Vozpópuli, al historiador Gaizka Fernández Soldevilla. Si en su momento los nacionalistas vascos impulsaron la escritura de una nueva historia, favorable a sus intereses ideológicos, también hay investigadores y periodistas que trabajan para mostrar la realidad de las cosas. 

Anagrama de ETA en Alsasua, 2008.

La entrevista puede leerse PINCHANDO AQUÍ.

"Y, finalmente, el nacionalismo vasco radical es mucho más que una ideología, tiene su música, sus bares, una estética a la hora de vestir que crea una subcomunidad muy cohesionada. Ningún otro partido tiene algo parecido, es una maquinaria perfecta en la que la piedra angular que los une a todos es ETA"

"Lo que tenemos que hacer es desactivar el odio, luchar contra la narrativa de que ETA fue buena, contra la impunidad, contra las falsas excusas de que el Estado fue el que provocó la violencia o de que hubo un conflicto entre vascos y españoles. Todas esas mentiras hay que desactivarlas y una de las formas de hacerlo es dando voz a las víctimas, haciendo historia, investigando, divulgando. Hay que transmitir a las nuevas generaciones la historia como fue".

sábado, 10 de diciembre de 2016

Izquierda-Ezkerra pide la revisión de los contenidos del Museo del Carlismo

Los carlistas somos célebres porque siempre hemos preferido los reyes de carne y hueso a los títeres de madera de ocume. Esta sencilla lealtad nos invita a mirar con mucha reticencia el Museo del Carlismo de Estella. No se nos escapa que entre las intenciones de este museo puede encontrarse la de disecarnos a todos y meternos en vitrinas: ¿Acaso no es propiedad del Gobierno? En realidad, preferiríamos que se enfocaran sus recursos hacia la investigación. 

Sin embargo, el Museo ahí está, y en estos últimos días el partido Izquierda-Ezkerra lo ha aprovechado para esconder su incapacidad de resolver problemas y construir sociedad. Nosotros no hemos querido dejar pasar la circunstancia para hacer una propuesta cultural y hemos enviado una nota a los medios de comunicación.


martes, 6 de diciembre de 2016

¿Qué celebramos los carlistas el #6deDiciembre?

La mayoría estamos de acuerdo en que es muy ridículo escuchar a alguien afirmar tonterías con gesto serio, como si con ellas nos desvelara el sentido del mundo. Sin embargo, hoy es #6deDiciembre y se celebra en España el Día de la Constitución, que es precisamente un motivo muy señalado para decir tonterías con seriedad.

Los carlistas tenemos hoy otra relación en común con Navarra y sus fueros: que somos preconstitucionales. Es sorprendente, ¿verdad? Casi diríase que la mayoría de las cosas públicas que valen la pena son preconstitucionales. Sin embargo, hoy es el día en que unos tipos con cara muy seria pretenden hacernos creer que no hubo vida antes de 1978.

Pero basta un poco de realismo político para darse cuenta de que, si en algún momento ha habido muerte, es ahora. Si los autores de la Constitución del 78 hubieran construido un paraíso en la tierra podríamos tomarlos en consideración. Sin embargo, la realidad apunta a que esto no es así. Y la realidad, pensamos los carlistas, debe ser tenida en cuenta en política.



La solución que esbozan ya algunos boquimuelles con carnet es una #NuevaConstitución, con la “participación de todos y todas”. Así ha sido siempre. Esta propuesta, más de lo mismo, puede resultar curiosa, porque el timo del 78 consistía en que este nuevo texto era uno y santo. Sin embargo, parece que desde 1812 hemos tenido unas cuantas constituciones que, por cierto, tampoco nos garantizaron la salvación eterna.

Dicho esto, cabe el argumento tabernario: ¡Mucho criticáis pero seguro que los carlistas no habéis ido a trabajar hoy! Y es cierto, la mayoría no hemos ido a trabajar. Pero es que nosotros también tenemos algo que celebrar hoy, 6 de diciembre. Hoy se nos ocurre celebrar, por nuestros fueros, por nuestra voluntad alegre, el día de que somos hijos de Dios. En el fondo, no hay mayor libertad, igualdad y fraternidad que esta.

Sean felices, y recuerden: Las constituciones pasan, Navarra permanece.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Navarrizar

Los jóvenes carlistas celebran la fiesta de San Francisco Javier, jesuita, patrón de Navarra, misionero incansable, un valiente en el que muchos navarros han visto un modelo a seguir. En un día tan significativo, los jóvenes carlistas de Navarra proponen una buena idea: "Navarrizar España". 

En la estela de Álvaro d`Ors, catedrático de Derecho Romano en varias universidades españolas, todos los carlistas de Navarra lanzamos un nuevo órdago. Hoy, que Navarra es discutida. Hoy, que se diluyen nuestras instituciones. Los carlistas de Navarra proponemos la tradición política de nuestra tierra, los fueros y el Derecho, la familia como célula social básica, las libertades y la autonomía de las personas de carne y hueso.

Ante los hechos ya denunciados de las pintadas de kale borroka en el barrio de la Chantrea, y la inoperancia del ayuntamiento para atajar de raíz este problema, en la noche de ayer jóvenes carlistas recorrieron el barrio haciéndolo más transitable. En primer lugar, se procedió al borrado de símbolos proetarras. Después, en varios lugares, se expuso la idea navarrizadora, que no se acaba con las Españas. Como bien recordaba d`Ors, como nos enseñó san Francisco Javier, los navarros atendemos a lo universal:

"Navarrizar... navarrizar las Españas, y españolizar luego los pueblos de todo el mundo: los pueblos, no los «estados», ya que Navarra, como las Españas todas, es anterior a la invención moderna del «Estado», ese invento artificial del que algún día deberá desprenderse el mundo; porque no conviene olvidar que todo lo que los hombres inventan puede, tarde o temprano, desaparecer", 



Foto: Sare Antifaxista

martes, 22 de noviembre de 2016

El carlismo como excusa

Sufrimos cada día el bombardeo de toneladas de noticias. No sólo a través de prensa, televisión y radio. Basta con una mera conexión a internet para vernos en medio de un tiroteo de informaciones provocado por blogs, webs y redes sociales.

Quizá por eso pasamos por alto, demasiado a menudo, algunas cuestiones esenciales.

La madrugada del 16 de noviembre, comenzó la exhumación en el Monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada del cuerpo del general Sanjurjo y seis navarros que participaron en la guerra civil. La hora del suceso es relevante: la medianoche. El secretismo y las medidas de precaución tomadas son una prueba de que no todos los navarros estaban de acuerdo. Pero lo que nos interesa ahora es destacar el trabajo realizado por “la fuerzas del cambio” del ayuntamiento de Pamplona, Bildu, I-E, Geroa Bai y Aranzadi para que las exhumaciones fueran posibles.

El mismo 16 de noviembre, en el Parlamento de Navarra, salió adelante una propuesta para desclasificar los documentos referidos a los sucesos de Montejurra de 1976, en los que fueron asesinados dos simpatizantes carlistas. La propuesta, una demanda de justicia, estuvo avalada por “las fuerzas del cambio”. Adolfo Araiz, de Bildu, reclamó “justicia, verdad y reparación”.

En un mismo día. En un solo día.

Los carlistas queremos señalar el nivel de mezquindad que ha alcanzado esta gente capaz, en la misma fecha, de ofender a los abuelos y ensalzar a los nietos.

Su maldad no tiene límites. Pero, ¿por qué?

El carlismo ha sido convertido en una excusa, en un muñeco que golpear o ensalzar en función del momento. Por un lado, desenterrar muertos da acceso a un determinado nicho de votos. Por otro, los sucesos de Montejurra, una injusticia a los ojos de la opinión pública, son otra causa que abanderar, pues proporcionan los votos de otro nicho.

Se baraja ya, y así los recogen algunos medios de comunicación, la posibilidad de derribar el Monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada. Los carlistas proponemos a los medios de comunicación que preparen a sus periodistas, que mantengan los ojos bien abiertos. ¡Qué bonito premio, para algún promotor inmobiliario, esos terrenos en el corazón de Pamplona! Puede salir en el futuro un buen reportaje de investigación, una excelente crónica de nuestro tiempo, en el que bajo la pretensión de defender altísimos ideales los viejos forajidos sacan su tajada.

Por último, los carlistas añadimos que, si bien consideramos necesaria la desclasificación de los documentos de Montejurra 1976, existen innumerables problemas sociales y económicos mucho más urgentes. Visto que los partidos políticos no están por la labor de resolverlos, quizá haya llegado el momento de proponer, abiertamente, la abolición de todo partido político. 

sábado, 19 de noviembre de 2016

El odio y la indiferencia no son una solución a los problemas de la Chantrea

En la mañana de hoy el barrio pamplonés de la Chantrea ha vuelto a aparecer con nuevas pintadas de la kale borroka. Los carlistas denunciamos que el odio no puede ser una respuesta a los problemas económicos y sociales que atraviesan nuestros vecinos.





Repercusión carlista en los medios: Navarra.com

lunes, 24 de octubre de 2016

El coronel del Tercio de Don Quijote


“Muchos son los que han llegado al Carlismo por esa vía, preponderantemente emocional, de la tradición familiar, al heredar como la más preciada reliquia de su sangre una vieja boina o un desteñido escapulario, cuando no un herrumbroso fusil; y este es un camino claramente emocional. Muchos son también los que han entrado en Comunión con sus hermanos en fe carlista guiados por una intuición, un impulso, una admiración cordial, no demasiado razonada al principio, hacia las maneras de ser, hacia la reciedumbre humana, hacia lo anecdótico o folklórico, valga la expresión, del bronco y viril Carlismo Hispano; hacia su aroma de lealtad, hacia su leyenda de valentía, hacia su fama de desinterés acerca de los bienes terrenales o del poder cuya adquisición exija componendas o simplemente pérdida de esa elegancia que es casi siempre la epidermis que recubre la rectitud sin ocultarla. Y quizá estos sean los más fieles y arriscados reclutas de la Tradición.

Entre todos los Tercios con nombre de batalla o Virgen, entre esas columnas de soldados que a veces, en las noches de niebla, creemos muchos oír todavía a nuestro alrededor como un rumor confuso de cantos y de pasos, de rechinar de correajes y golpeteo metálico de cartuchos y machetes que nos sobrecoge y nos transporta a las más altas emociones de los lejanos 18 años, marcha todavía y siempre, como marchó entonces, un Tercio de Requetés que bien pudiera llevar, para vestir su difuso anonimato, el nombre de “Tercio de Don Quijote”. En él marchan los que se escaparon de casa para ir al frente; los viejos que hicieron la guerra junto a sus hijos, y a veces junto a sus nietos; los que volvieron desde las trincheras conducidos por la Guardia Civil a instancia de sus padres, para terminar el Bachillerato; los que murieron sin pecado y los que borraron los suyos agonizando en un camino bombardeado, a solas con su boina bendecida; los pies planos que tras una jornada montañera increíble eran devueltos a sus casas retorciéndose de dolor y de impotencia; los pasados a todo riesgo de zona roja y los que murieron entre líneas, y los que en aquella mantuvieron una desesperada e ignorada resistencia. Los de la bota, la guitarra y el Rosario, los de patillas a lo Zumalacárregui o barbas a lo Dorregaray; los de las boinas escritas, los definidos en aquella canción tan olvidada y tan nuestra:

“Los que arrastran el capote
Los  que tiran de cuchillo
por el día y por la noche…”

Y también los del Tercio de San Patricio, recordados hace poco por uno de los suyos –Peter Kemp-, en un magnífico libro; y los rusos blancos de Ametralladoras del María de Molina, y los niños de la Legión Castellano-Aragonesa, y los franceses que vinieron siguiendo las huellas de Cathelineau y de tantos otros que siguieron las banderas de Carlos V y Carlos VII.

El Tercio de los soñadores, de los enamorados de imposibles que llegan a hacerlos a la fuerza de entusiasmo y coraje; el Tercio de los que iban para muertos, y de los que no llegaron a serlo sin su culpa; el Tercio de los locos que cantaban en los asaltos y lloraban cuando les dolía el corazón, que era precisamente cuando a ello les daba la real gana…

Y ese Tercio de Don Quijote en marcha eterna lleva a su cabeza, flameando al viento de los páramos el poncho pardo, melena y barba blancas como un airón de espuma, cabalgando un resucitado Rocinante, la “manquedad ingrávida” y soberbia del póstumo Coronel del Requeté; del deslenguado, del insobornable, del barroco y  valeroso hidalgo don Ramón María del Valle Inclán y Montenegro”

(Durán Valdés, Juan, El bardo póstumo en “Valle Inclán y el Carlismo”, S.U.C.C.V.M., Zaragoza, 1969, pp.54-55).



domingo, 9 de octubre de 2016

Don Carlos Javier en Barcelona: esperanza y acción

Una delegación de carlistas de Navarra asistió ayer a la presentación en Barcelona de don Carlos Enrique, el hijo de don Carlos Javier de Borbón-Parma. Los carlistas navarros viajamos en una furgoneta y varios coches, de madrugada, para asistir a la Misa y al Te Deum celebrados en el monasterio de Santa Ana de la ciudad condal.

© Jacobo Biarnés

© Jacobo Biarnés
Durante la comida posterior tuvimos la ocasión de hablar con don Carlos Javier y presentarle propuestas para hacer de forma concreta, y en nuestro Reino de Navarra, las aspiraciones de justicia y hermandad que propone nuestro ideario. También charlamos con el secretario del Rey y asistentes de otros lugares de España. Fue una oportunidad para compartir proyectos y responder a cuestiones de otros militantes. Por ejemplo, a un veterano que nos preguntaba si veníamos de Iruña o de Pamplona, le manifestamos nuestro orgullo por la riqueza cultural y lingüística de Navarra. En un debate que se suscitó acerca de la propiedad privada, nos manifestamos a favor de la propiedad y el comunal, advirtiendo de la amenaza que suponen tanto el colectivismo marxista, que propone suprimir la propiedad privada, como del capitalismo liberal, que, como recordaba Chesterton, no supone muchos propietarios, sino unos pocos oligarcas que aprovechan las condiciones de supuesta libertad para concentrar todas las propiedades. 

La presencia de don Carlos Javier en Barcelona ha traído dos beneficios, tanto a España como a los carlistas. Para nosotros, los carlistas, ha sido una oportunidad de diálogo entre militantes de las distintas asociaciones y movimientos en los que se ha organizado nuestro pueblo. Para España, supone el recordatorio de que es posible integrar nuestra riqueza en un frente común, combinar las peculiaridades de cada pueblo hispano, respetando cada forma de ser y, al mismo tiempo, trabajar en unión para resolver nuestros problemas. Los fueros, por ejemplo, son la solución al "problema territorial". 

La visita de don Carlos Javier ha sido, en definitiva, una ocasión para reafirmarnos en nuestro ideario, que no es otro que el trilema de Dios, Patria y Rey.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Don Carlos Javier viene a España



El próximo sábado 8 de octubre los carlistas tenemos una cita en Barcelona.

Tendrán lugar los actos de presentación en España de don Carlos Enrique de Borbón Parma, que serán presididos por sus padres don Carlos Javier y doña Ana María.

Está previsto que den comienzo a las 13:00 h. con la celebración de la Santa Misa y el canto del Te Deum de acción de gracias en el monasterio de Santa Ana de la Ciudad Condal, tras el cual tendrá lugar un almuerzo con la Familia Real, en el que don Carlos Javier pronunciará unas palabras y departirá con los asistentes.

Al finalizar el almuerzo, se dará por concluida la jornada oficial de presentación del príncipe don Carlos Enrique.

Todo aquel que esté interesado en acudir puede ponerse en contacto con nosotros  a través de nuestro correo electrónico.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Don Quijote y los carlistas

Los carlistas del XXI tienen que ver con el Quijote. Pero no con el Quijote delirante de los románticos. Tiene que ver, más bien, con el que se encuentra con el caballero del Verde Gabán y le empieza a contar sus aventuras. Tú, lector, sabes que nada de eso que cuenta es en realidad cierto, pero te emocionas porque el ingenioso hidalgo lo ha intentado. Fíjate que el caballero del Verde Gabán, que es un hombre cuerdo, piensa como tú: “Joder, algo de razón lleva este tío”. Luego el caballero le invita a su casa y allí don Quijote dice cosas muy juiciosas. Eso es lo que tiene que ver con el Carlismo. 


martes, 6 de septiembre de 2016

Llegan tarde

El historiador Santos Juliá sugería ayer en El País que si se produjeran unas terceras elecciones debería haber una huelga de electores en rechazo por la actitud que han tenido los partidos políticos a la hora de formar gobierno. El alcalde de Pamplona Joseba Asirón se lamentaba hoy en Info7 Irratia de que UPN no haya condenado “las amenazas fascistas” que supuestamente ha recibido en forma de pintadas. El presidente de las juventudes del PP de Navarra ha iniciado una recogida de firmas para salvar el monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada.

Pero llegan tarde.

Llega tarde Santos Juliá, porque los carlistas ya propusimos el 20 de diciembre y el 26 de junio que la gente no sólo no acudiera a votar, sino que se pusiera manos a la obra para construir una sociedad de hombres libres. ¿Votaremos en unas terceras elecciones? Tampoco.

Llega tarde Joseba Asirón a combatir a Franco, porque el dictador ya está muerto y porque los carlistas tuvimos que hacer, cuando había que hacerla, la oposición a su régimen. Se hizo porque había que hacerlo, cumpliendo con nuestro deber. Ahora los problemas son otros y, no nos cabe duda, este tiranuelo que tenemos por alcalde forma parte de ellos.

Llega tarde el presidente de las juventudes del PP de Navarra, porque sus políticas liberales han arrasado con las libertades de los navarros. No nos creemos, los carlistas, su cuento del patrimonio artístico. Que vaya a defender el arte a los museos, esas instituciones cuyos consejos y puestos de honor ocupan sus gerifaltes. Le cedemos, si quiere, el museo carlista de Estella.

En realidad, no sólo llegan tarde, sino que además se equivocan. Al menos los jóvenes del PP y el alcalde Asirón. Algo tenían que tener en común: el error. Porque Santos Juliá, que es un historiador respetado, ya sitúa el mal “en los tiempos de la mamá de Isabel II”. Escribe este párrafo magistral:

“No hay que ser experto en historia parlamentaria para comprobar que el mal viene de lejos, de los tiempos de la mamá de Isabel II nada menos, María Cristina, la reina gobernadora; se refuerza en la época del moderantismo y recorre todo el largo periodo de la Restauración, cuando los políticos y los amigos de los políticos concebían el Estado como una finca que los partidos gobernantes y los amigos de los partidos gobernantes vendimiaban por turno bien establecido. Ejecutivo fuerte por presidencialista, Parlamento débil por servil es igual a Estado como botín que se distribuye a la voz de adhesión incondicional. Y pesa tanto entre los vivos la tradición muerta que la primera aparición pública de quienes hace unos meses presumían de ser gente de abajo frente a la casta de arriba consistió en repartir la piel del oso antes de cazarlo: qué hermoso y lucrativo asaltar los cielos”.

Don Santos, perdone por compararlo con aquellos. Era una broma. La huelga general de electores es buena idea, aunque tardía. 

Joseba, no se trata de amenazas fascistas. Ni lo uno ni lo otro. Ya sabe usted bien qué acciones son protagonizadas por los carlistas. No es nuestro estilo la amenaza. Los carlistas haremos en cada momento lo que haya que hacer y, en el cumplimiento de este deber no vemos la necesidad de avisar a nadie. Los carlistas no amenazamos, actuamos. Por cierto, se limita usted, Joseba, a señalar que están allí enterrados los generales Sanjurjo y Mola. Le recordamos el nombre de los seis valientes, en su mayoría carlistas, que los acompañan:

Joaquín Munárriz Escondrillas, de Cascante
Joaquín Sota Garayoa, de Tafalla
Severino Arregui Olalquiaga, de Puente la Reina
Don Pedro Martínez Chasco, de Oteiza de la Solana
Joaquín Aznar Zozaya y Dimas Aznar Zozaya, de Javier

Al presidente de los jóvenes del PP. No cuela. No os vamos a hacer el trabajo en la calle. Si sois realistas, os daréis cuenta de dos grandes verdades: no representamos demasiados votos y os haremos frente como llevamos haciendo desde 1833. Son muchos años ya. Muchos años.

domingo, 4 de septiembre de 2016

El soldado español y el libre ciudadano vasco

Un soldado carlista. Requetes.com
En el blog "Lealtad a la lealtad", dedicado a apuntes y documentos sobre la historia del Carlismo, hacen una pequeña antología de Carlos VII. Destacamos hoy este bonito párrafo dirigido al marqués de Cerralbo.

Mi querido Cerralbo: A nadie mejor que a ti puedo designar para que me representes en la inauguración del monumento a Zumalacárregui (…) Sobre la tumba del invicto Capitán eúskaro deposita una corona en mi nombre y di a los hijos de aquella raza varonil, cuyas virtudes personificaba el gran caudillo, que en la figura de su inmortal compatriota, saludo dos ideales que aprendí a reverenciar desde la infancia: el soldado español y el libre ciudadano vasco.

Carta al Marqués de Cerralbo (10 de diciembre de 1886)

jueves, 1 de septiembre de 2016

Asirón, atrévete con los vivos


Ayer conocíamos la noticia de que el Ayuntamiento de Pamplona planea exhumar los restos del general Mola, el general Sanjurjo y seis requetés enterrados en la Cripta del monumento de Navarra a sus muertos. Como carlistas (nietos e hijos de aquellos valientes de todas las merindades de Navarra) cumpliremos con nuestro deber.

Como carlistas planteamos también una exigencia al Ayuntamiento de Pamplona. Exigimos al alcalde y a los concejales que se olviden de ideologías y sirvan a sus vecinos. Han sido elegidos para servir a la comunidad, no para cambiar la realidad ni entrar en riñas con la historia. 

Pedimos también a los medios de comunicación que cumplan con su deber. La línea editorial no justifica la mentira ni las incitaciones al odio. Los carlistas somos sólo carlistas, ni "ultras", ni "golpistas", ni "ultraderechistas". 

Lo que no se puede hacer es, por un lado, sacar rédito político de ensalzar a los carlistas asesinados en Montejurra en el año 1976 y, por otro, sacar rédito político de vilipendiar la memoria de los carlistas muertos en la guerra civil de 1936 a 1939 en la que, por cierto, participaron los abuelos de algunos de los que hoy manchan la memoria de los requetés. 

***

Nos hacemos eco de una acción realizada la noche pasada por jóvenes carlistas.

NOTICIA EN NAVARRA.COM

NOTICIA EN NAIZ

NOTICIA EN DIARIO DE NOTICIAS

NOTICIA EN PÚBLICO

NOTICIA EN PAMPLONA ACTUAL




***

lunes, 29 de agosto de 2016

Fueros para todos

En un sonado artículo en Vozpópuli, el historiador y periodista Fernando Díaz Villanueva reclama fueros para todas las regiones de España. Aunque de tendencia liberal, Díaz Villanueva sabe ver los beneficios que proporciona el sistema foral. No cae tampoco en el tópico que tilda a los navarros de insolidarios con el resto de las Españas. Se agradece. 

Desde este blog aplaudimos el artículo, aunque nos gustaría que la reivindicación foral se centrara menos en los beneficios de la competencia entre regiones y más en que los fueros propician el ejercicio de las libertades.

Un monumento así en cada pueblo, en cada ciudad.

El artículo puede leerse PINCHANDO AQUÍ. 

"Los fueros de la España medieval nacieron de abajo a arriba. Las comunidades se los imponían a los monarcas, que se comprometían a observarlos y mantenerlos porque eran un pacto entre los habitantes y el rey. Idéntico fenómeno se dio en todos los reinos peninsulares, incluido el de Portugal. ¿De verdad alguien cree que los fueros son una singularidad vasco-navarra? León tuvo su primer fuero en el año 1017, Jaca en 1076, Logroño en 1095, Zaragoza en 1119, Madrid en 1145, Valencia en 1261, los usatges de Barcelona son del siglo XI. Nuestra historia, en definitiva, es la de la descentralización y la primacía del poder local.

No se trata de volver a la Edad Media, pero sí de recuperar el principio bottom-up que inspiró el nacimiento y expansión de los reinos medievales de cuya integración bajo una misma corona nació la propia España. Es más justo, más eficiente y tiene al individuo y no al Gobierno como centro, luego cualquier reforma que se haga solo vendrá acompañada de éxito si se respeta ese principio". 

jueves, 25 de agosto de 2016

Las necesidades del consumidor

En una mañana he escuchado el mismo argumento dos veces, sobre dos asuntos distintos: “Para responder a las necesidades del consumidor”. En un reportaje sobre la apertura de un Carrefour las veinticuatro horas del día los siete días de la semana, la empresa francesa daba el argumento de que lo hacía “por el bien del consumidor”. Hablando con una profesora de instituto, le preguntaba sobre el cambio de libros de texto cada año, y me contestaba que las editoriales esgrimen el argumento de que cada año adaptan mejor los contenidos a los estudiantes. Todo por el bien del consumidor.

Sin ánimo de caer en acusaciones ideológicas, ya me empieza a escamar esto de “las necesidades del consumidor”. En primer lugar, porque es seguro que el gran beneficio lo obtienen los centros comerciales –a Carrefour lo definía El País como empresa “defensora histórica de la liberalización del horario comercial”- y las editoriales que obligan cada año a los padres a cambiar los libros, dificultando, por cierto, que estos se hereden entre hermanos, primos, familias amigas y vecinos. No entraremos en esta ocasión al tema de los precios de los libros de texto, que requiere capítulo aparte.

En segundo lugar, visto el beneficio que obtienen los centros comerciales 24h y las editoriales, que está muy bien que lo obtengan, nos planteamos: ¿Obtienen beneficios los consumidores? Y, más concretamente, ¿quiénes son los consumidores?

“Por las necesidades del consumidor”, dicen, pero tanto un caso como el otro plantean problemas. Con respecto a los centros comerciales, un argumento en contra de la apertura las 24h –y también de la apertura dominical- es el perjuicio que causa esta medida a los pequeños y medianos propietarios, que no pueden participar en igualdad de condiciones con respecto a las grandes superficies. ¿Es que los propietarios y trabajadores de los pequeños y medianos comercios son una especie aparte del resto de la sociedad? ¿Es que no son también consumidores?


Con respecto a los libros de texto: ¿Tanto cambian los contenidos de un año para otro? ¿Tanto cambia, por ejemplo, la asignatura de Historia? ¿Acaso es un bien para los consumidores el gasto exagerado que tienen que realizar las familias? ¿Es que las familias son una especie diferente de resto de la sociedad? No entraremos tampoco, en esta ocasión, en las dificultades a las que se enfrentan las familias numerosas, porque también merece esto capítulo aparte.

Cada vez molesta más este “responder a las necesidades del consumidor”. ¿Piensan que somos bobos los consumidores?

No, por eso vamos a defendernos, entre todos, porque esto requiere el concurso de todos. Siempre es posible hacer la compra por la mañana y por la tarde, los días de labor; en vez de por la noche y el domingo. Como se ha hecho siempre.

Puede ser posible convencer al profesor/colegio -recordándoles que también forman parte de la sociedad- para hacer frente a las editoriales y que hagan propuestas educativas de calidad sin cambiar los libros cada año, así como cabe la posibilidad, ya se está haciendo, de que los padres se organicen para hacer trueques o regalar libros.

Un último detalle. Cuando el PP de Madrid aprobó la ley que permite abrir a las empresas todos los días del año, sus portavoces hablaban de “libertad de los comerciantes”, “liberalización de los horarios” y que no obligaban a nadie a abrir todos los días. Hoy, como ayer, siguen invocando la libertad para cometer tropelías. Y curiosamente hoy, como ayer, la respuesta social vuelve a enfocarse en la generosidad y el trabajo en común de todos los vecinos. La victoria depende de que todos estemos concienciados.  

sábado, 13 de agosto de 2016

Continúa el odio

Nos llega desde Ondarroa esta fotografía. Han profanado con pintadas la tumba de José María Arrizabalaga Arcocha, carlista, asesinado por ETA en 1978. Desde aquí nuestra solidaridad con la familia Arrizabalaga y nuestra condena de esta nueva salvajada perpetrada por los que odian. 

No seremos nosotros los que gritemos "Ni olvido ni perdón", porque no es cristiano este grito, pero nos acordamos de él, y, por él y los que cayeron por esta Causa, aquí seguimos. Para servir. 

Si existe algún problema, que se atrevan con los vivos.


martes, 9 de agosto de 2016

Siempre es más fácil disparar al espantapájaros

En estos días, las conversaciones sobre política son caóticas, violentas y a veces llegan hasta el punto de poner en riesgo amistades de siempre. En torno a estas discusiones es fácil detectar que hay poco razonamiento, mucho eslogan y, sobre todo, mucha falacia. Sí, falacia, en el sentido clásico, en el sentido que le daban a las falacias los maestros de la Retórica. El resultado es el caos más desesperante.

No está en nuestra mano que los líderes de los partidos recuperen el hábito de la buena discusión para resolver problemas, pero sí que a pie de calle, que es desde donde pensamos que ha de venir la regeneración social, todos los vecinos adquiramos conciencia de que hay que ponerse las pilas en eso de hablar las cosas para solucionar problemas.

Aunque duela decirlo, porque no lo estamos pasando bien, el cambio empieza por nosotros. Empecemos, pues, desechando algunos de los hábitos que nos crean problemas. Desechemos hoy la falacia del hombre de paja, es decir, esa trampa para rebatir argumentos que consiste no en atacar el argumento que trata de esbozarnos la persona con la que hablamos, sino en ridiculizar ese argumento, exagerarlo hasta el esperpento, para luego darle la puntilla. A esta falacia también se la conoce como “el espantapájaros”. Veamos un ejemplo:

-          -  Hay que distribuir mejor la riqueza.
-          -  No se puede andar expropiando a la gente, amigo.

Explicación de la falacia. Un tipo que está en un bar piensa que la riqueza está mal distribuida y que, por lo tanto, hay que repartirla mejor. Otro tipo, que no está de acuerdo identifica la distribución de la riqueza con la expropiación, que suena muy mal y es más difícil de sostener.

Otro ejemplo es aquel famoso monólogo de Clint Eastwood en Cazador blanco, corazón negro (1990) con una muchacha antisemita que utiliza la falacia del hombre de paja, exagera el mal comportamiento de algunos judíos del Soho de Londres durante la guerra, para justificar su posición antisemita.


A veces no queda más remedio que marcarse un Clint Eastwood, pero, al igual que los debates sobre política no tienen nada que ver con ganar finales olímpicas, las reuniones entre vecinos están para encontrarse y solucionar problemas, ya sean reuniones de escalera o plenos de ayuntamiento, no para colgarse medallas. Frente a las falacias de los malos, el diálogo de los buenos.

La falacia del hombre de paja parece una tontería, pero la usamos continuamente. Y tiene consecuencias insospechadas. Piensen ustedes, por ejemplo, en la izquierda abertzale y, a continuación, en los casos que conocen ustedes de jóvenes que, viniendo de hogares en los que jamás se ha ayudado a la izquierda abertzale, incluso de hogares que han sufrido la propaganda nacionalista y la kale borroka, se han pasado a militar con esa gente. No mentimos, tampoco contamos nada nuevo a algunos, cuando afirmamos que está detrás esta falacia. El paso de estos jóvenes a la izquierda abertzale tiene que ver con que allá donde se ha caricaturizado a la izquierda nacionalista ha bastado que los jóvenes bajaran al bar para que se les cayeran, de golpe, todos los prejuicios y, acto seguido, bien convencidos, se pasaran al otro lado, donde eran más majos, nadie echaba fuego por la boca y había mejor música.

***


Hagamos un esfuerzo por recuperar la razón.

jueves, 28 de julio de 2016

Salir del callejón

Ya se ha hablado en este blog sobre Juan Manuel de Prada. Algo tiene este escritor nacido en Barakaldo, pero crecido en Zamora, que suscita mucha admiración. A pesar de que sostiene opiniones radicales, se le escucha con respeto. A nosotros nos parece que es el portavoz de mucha gente de bien. Recomendamos la última entrevista que se le ha hecho, realizada por dos periodistas del digital El Español.



"No soy de los que creen que los políticos tengan que tener estudios superiores. Yo quiero que haya políticos con estudios superiores, pero también que en la política haya barrenderos y haya fontaneros, pero me gustaría que todos ellos hubieran demostrado su valía en su trabajo, que son capaces de sacar adelante una familia o dar una buena educación a sus hijos".

martes, 19 de julio de 2016

Voluntarios

Está muy bien que todos coincidamos en que la guerra civil de 1936 a 1939 fue un suceso triste en el que se dieron episodios tremendos. Sería injusto, porque es imposible medir el sufrimiento, quedarse con un suceso en concreto. En el imaginario colectivo perviven los fenómenos de represión de uno y otro bando –los carlistas participamos en uno de estos bandos, en el denominado “nacional”-.

Pero más injusto si cabe sería pensar que todo comenzó en 1936. Quizá los carlistas tengamos mucho que decir en esto porque, a diferencia de los partidarios de Alfonso XIII y quizá algún sector de “las derechas”, acogimos la II República con pequeñas expectativas. Nadie sabía lo que iba a ocurrir, pero el viento fresco de las reformas sociales auguraba un futuro algo más próspero. Sin embargo, todo se trocó pronto en luchas de partidos, caos revolucionario y violencia en las calles. Las quemas de conventos y la persecución religiosa nos hicieron decantarnos hacia lo que luego sería llamado “bando nacional”. Con perspectiva, esto resulta curioso, pues debimos combatir, codo con codo, en la misma trinchera, con sectores a los que habíamos combatido previamente a lo largo de más de un siglo de historia.

Ayer hablaba Íñigo Errejón, de Podemos, de sus abuelos que salieron al frente y presumía de que llevaban alpargatas. Los nuestros también las llevaban y cantaban aquello de “Cálzame las alpargatas, dame la boina, dame el fusil…”,  pero nos da igual. Es decir, que no nos importa el calzado que llevaran. Esto no los hace mejores personas. A nosotros nos importa, sobre todo, el porqué y cómo lucharon. La causa les valía la pena, aunque implicara combatir en la misma trinchera que viejos enemigos.

Nuestro anciano rey, don Alfonso Carlos, autorizó el alzamiento del pueblo carlista. Debió de ser difícil enviar a derramar su sangre a tres generaciones distintas de carlistas como las que salieron al campo el 18 de julio y formaron en Pamplona, en la Plaza del Castillo, el día 19. La orden la dio con mucha claridad, don Manuel Fal Conde. Sus palabras aún resultan emocionantes, por lo que vinieron a suponer: "La Comunión Tradicionalista se suma con todas sus fuerzas en toda España al movimiento militar para la salvación de la patria”.

A partir de ahí comienza la guerra, cruda, cruel. Esto es un asunto interesante, porque los voluntarios movilizados por el carlismo no eran la clase de personas que uno ve hoy opinar sobre la guerra civil. En su mayoría, no gozaban de las comodidades del sillón ni de una, supuesta, preparación intelectual superior. Eran los vecinos de entonces, de cuando Dios y la patria eran las causas de la gente corriente.

Vecinos eran también los de la trinchera de enfrente. Muchos también creían en Dios y en la patria, aunque les hubiera tocado luchar en otro bando. Cuando acabó la guerra, algunos por desgracia sufrieron la represión y otros, la mayoría, contribuyeron a la reconstrucción de España. Los carlistas fuimos también, como sabe la gente que lee libros, perseguidos.

Sin embargo, a pesar de que fuimos los derrotados de entre los vencedores, ochenta años después seguimos pensando que nuestros abuelos lucharon por una causa justa. No quedó más remedio que echarse al monte. Así lo recuerda Víctor Sierra en la dedicatoria de su libro Requetés: “hombres y mujeres que con sus afanes hicieron posible lo que entonces era necesario”.

De cómo lo hicieron da fe Javier Nagore en un libro de título famoso: Luchábamos sin odio.


viernes, 1 de julio de 2016

Confianza

Leemos cada domingo en XL Semanal, el suplemento que se reparte con los diarios del grupo Vocento, los artículos de Juan Manuel de Prada. Con este post no queremos adscribir a Prada a nuestro ideario. Simplemente recomendamos la capacidad que tiene de iluminar la realidad y hacerla inteligible. De hace unas semanas es este artículo: "Tradición y confianza".

miércoles, 29 de junio de 2016

El futuro de Carlos Enrique

El Diario de Noticias publicaba ayer en su edición impresa una carta de un partidario del príncipe Carlos Enrique. Cada vez son más quienes se acercan a don Carlos. 

***

Hace unos días un amigo de Villava me trajo un sobre con una fotografía. En la foto aparece un recién nacido que se llama Carlos Enrique. Viendo la imagen, que ahora reposa en una estantería de mi casa, no puedo evitar pensar en lo que el futuro depara a este niño. Quizá algún día yo tenga hijos también, y querré que vivan en un país en paz, en el que se premie el esfuerzo y las buenas personas puedan prosperar. En estas últimas semanas la actualidad política nos invita a mirar también al futuro. Todos nos preguntamos qué será de nuestra tierra y compartimos el deseo de una vida tranquila. Por desgracia, sabemos que los tiempos difíciles no han terminado. Los líderes de los partidos demuestran un día tras otro su incapacidad para el diálogo. La tensión se palpa en el ambiente. El horizonte augura combate. Para afrontarlo, el padre de Carlos Enrique, don Carlos Javier de Borbón Parma, heredero de los príncipes que concentraban a miles de navarros en Montejurra, nos recordaba en fecha reciente que debemos huir de promesas imposibles y construirnos nuestro propio futuro, de abajo a arriba, desde la sociedad, promoviendo a representantes honrados. Buen padre tiene Carlos Enrique, y muchos leemos sus textos con esperanza, porque mientras algunos agitan viejos fantasmas e incitan al odio, don Carlos nos habla de mirar a la realidad con descaro y construir. Construir, construir y construir.

domingo, 26 de junio de 2016

No nos representan



Esta mañana hemos despertado con la noticia, publicada en medios regionales (Diario de Navarra, Diario de Noticias, Navarra.com) y nacionales (EFE, CuartoPoder), de una acción efectuada en varios colegios electorales del centro de Pamplona. Se trata de una pintada con el lema "No nos representan", firmada con las características aspas de los carlistas. Las pintadas han sido borradas poco antes de que comenzara la jornada electoral. 

Un colaborador del blog ha efectuado una fotografía de una pintada parecida, en el barrio de la Chantrea, y nos la envía para su difusión. Nosotros somos partidarios de formas de participación política alternativas al sistema de partidos. La idea es crear nuevas instituciones, al servicio de la comunidad. 

Esta acción propagandística constituye también, a su manera, una punta de lanza para la difusión de las ideas que tenemos los carlistas. Agradecemos por tanto a nuestro colaborador esta instantánea, así como animamos a los jóvenes carlistas de la línea autogestionaria a profundizar en los principios de la tradición navarra y a buscar formas concretas de servir a su gente. 

lunes, 13 de junio de 2016

“Es la hora de darle inexcusablemente la vuelta a la situación y hemos de saber hacerlo”

Don Carlos Javier de Borbón Parma ha emitido un comunicado con motivo de las elecciones generales de este #26J. Don Carlos Javier propone el marco para solucionar los problemas políticos en un texto en el que cita a su padre, don Carlos Hugo, y al Papa Francisco. 



Don Carlos Javier analiza la compleja situación política de España y da algunas claves para entenderla. 

1. El Estado ha sido considerado como fin o empresa mercantil, cuando, en realidad, debe tener poderes limitados y es un medio para el bien común.

2. Se ha practicado una doble moral. Se han aplicado recortes sociales que han afectado a los sectores más desfavorecidos mientras, al mismo tiempo, ha habido evasión fiscal, fuga de capitales e incluso prevaricación y malversación de fondos. Una serie de personas han utilizado las instituciones para enriquecerse

3. Crece la desigualdad en las Españas y crece el empobrecimiento. Muchos de nuestros compatriotas están sufriendo un drama personal y social.

4. Estos tiempos duros también afectan al resto de Europa, donde la desesperación de las gentes está haciendo emerger los viejos fantasmas del totalitarismo. 



Ante esta situación, algunas propuestas que hace son:

1. Potenciar la sociedad, porque de ella es donde sale el impulso necesario para solucionar los problemas políticos.

2. La finalidad principal de la tarea política debe ser luchar contra el empobrecimiento y la pérdida de derechos sociales. El desempleo y la exclusión social son problemas relacionados con los dos primeros. 

3. Debe mejorar la calidad de los puestos de trabajo frente a salarios bajos y horarios abusivos. 

4. Debe ceder toda diferencia partidista. Los candidatos deben ser sinceros (en el análisis y en las soluciones que proponen) y coherentes en la aplicación del programa. Los políticos se deben a todo un pueblo y no sólo a sus votantes.

5. Los líderes del cambio deben reunir algunas cualidades: creatividad, ejemplaridad, honestidad, sinceridad, valentía y capacidad de resolver problemas presentes y prever los futuros.

6. Optar por Europa como “patria común”. Tiene defectos, es cierto, y también es un deber corregirlos.


Un asunto importante: el medio ambiente

Está en juego la misma supervivencia del planeta. Es necesario, por tanto, promover un modelo de desarrollo sostenido. Don Carlos da algunas claves como el comercio justo, la eficiencia en usos y recursos, poner límites a los impactos ambientales, decantarse por opciones ecológicas y apoyar las energías renovables.


martes, 7 de junio de 2016

El problema social

Don Jaime trabaja en su despacho,
acompañado por Juan Vázquez de Mella.
"En realidad, el problema social, que debemos considerar como la base de todo sistema político, es un problema de justicia, de conciencia y de fraternidad humana. Es tan peligroso contentarse con señalar tan sólo los derechos del capital y los deberes del trabajo, según tienen tendencia a hacerlo ciertos elementos mal llamados conservadores, como limitarse a exaltar los derechos del trabajo y los deberes del capital, según pretenden muchos partidarios del socialismo.

Yo considero que hay que amparar la clase obrera como la más débil, la más necesitada de apoyos verdaderos; pero creo que hay que amparar a la vez a la sociedad contra el torrente devastador del odio, traído por el antagonismo de clases, por la propaganda nefasta de los que ven en la anarquía el único remedio de las injusticias sociales.

Para ello hay que dictar leyes adecuadas para la clase obrera, leyes justas, concebidas con un amplio espíritu de fraternidad humana que garanticen al obrero su personalidad moral, lo protejan contra la enfermedad y las crisis comerciales y al mismo tiempo organicen su vida social de tal manera que no se considere jamás aislado frente al egoísmo y la envidia de la clase capitalista."

Jaime III

Melgar, Francisco. Don Jaime, el príncipe caballero. Espasa-Calpe S.A. Bilbao, 1932. pp .175-176)

miércoles, 25 de mayo de 2016

Ha resultado bien cierto

Don Carlos Javier de Borbón-Parma

"¡Volveré!..., dijo en Valcarlos
a sus huestes el monarca…
¡Volveré…, aunque haya muerto!...
Y ha resultado bien cierto
lo que afirmara Don Carlos…

Han pasado muchos años…
Nosotros somos sus nietos…
Mas la historia se repite
bajo las mismas banderas
y en los mismos vericuetos…"